ACTUALIZADO | 15/02/2019 - 16:45

Manos que nos hablan

Tiempo de lectura
1 minuto
Leido hasta ahora

Manos que nos hablan

Publicado en:

Organizados por la Secretaría de Discapacidad del PIT-CNT, comenzó esta semana en AEBU una serie de talleres de lengua de señas abiertos a todos los trabajadores.

En forma previa a su inicio, Camacuá y Reconquista de Radio Camacuá recibió a Magela Brun, una de las responsables de la Secretaría de Discapacidad del PIT-CNT y docente en los talleres. Ella explicó las características de esta lengua y la dinámica de los cursos e hizo énfasis en su apertura a toda la comunidad.

En el mismo programa participó Daniel Magallanes, intérprete de lengua de señas y tallerista.
 
Ayer tuvo lugar en AEBU la reunión de inducción para estos talleres, destinada a acercar a más trabajadores a la realidad de las personas sordas, a la temática de su lengua de señas y a la posibilidad de que también aprendan esta forma de comunicación.
 
Magallanes explicó a Camacuá y Reconquista que desde 2018 se viene trabajando en esta dirección en su secretaría, en una primera aproximación a la problemática de las personas sordas. Agregó que para este año ya se planificó un conjunto de talleres en todo el país y AEBU está en uno de los primeros lugares de la agenda.
 
Magela Brun es docente de lengua de señas a pesar de ser hipoacúsica, puede expresarse correctamente en forma oral y explicar verbalmente el contenido de los talleres: «No es que estemos enseñando la lengua de señas sino que estamos haciendo una aproximación, un avance para lograr una comunicación mínima con una persona». Agregó la docente que de este taller no solo pueden participar los afiliados al sindicato sino también vecinos del barrio.
 
Sobre las dificultades existentes para el aprendizaje Magela indicó que sucede «como en cualquier idioma. Hay personas que tienen mayor facilidad que otras. Es una lengua con sus propias características y tiene sus propias dificultades».
 
Magallanes destacó que detrás de la iniciativa está la inquietud por producir un cambio cultural, el de preparar a las personas para que, tanto en el trabajo pero también en cualquier comunidad, sean capaces de recibir a una persona que esté en situación de discapacidad.