ACTUALIZADO | 18/10/2018 - 15:31

AEBU ratificó su apoyo a Ley de Inclusión Financiera

Tiempo de lectura
2 minutos
Leido hasta ahora

AEBU ratificó su apoyo a Ley de Inclusión Financiera

Publicado en:

El consejero central Ernesto Palomeque dijo el viernes a Radio Uruguay que quienes recolectan firmas a favor de los pagos en efectivo «no quieren que se sepa cómo circula el dinero», y que con esta actitud fomentan el narcotráfico y el lavado.

La ley cuya reforma se promueve, dispone el registro de las transacciones inmobiliarias y sobre automotores que se concreten por encima de los 5000 dólares, y esta disposición  despertó el rechazo de sectores comerciales, de escribanos y agentes de bienes raíces. A la busca de los motivos de una defensa del supuesto «derecho» a pagar con la moneda que se quiera, la única explicación plausible que encontró el sindicato fue la intención de mantener una zona opaca en nuestra economía.
 
Porque no otra cosa que ventajas ha aportado esta ley. Una norma que «ha facilitado que sectores importantes de la población —sobre todo los jubilados y pensionistas de menores ingresos— puedan tener acceso a los servicios del sistema financiero», sostuvo Palomeque. En contraste, «algunos sectores del comercio y del empresariado y también el movimiento de algunos profesionales, fueron quienes dieron forma a esta de recolección de firmas».
 
El consejero analizó los fundamentos esgrimidos por quienes accionan contra la ley y desenvolvió la madeja: «Nos parece que esta iniciativa hace centro en que, supuestamente, se ven afectados los derechos de las personas. No coincidimos con eso, porque antes de la Ley de Inclusión Financiera los trabajadores no elegían la forma en que su patrón resolvía pagarles los salarios. En aquellos momentos, como eso lo resolvía el patrón, pasaba a ser un elemento a favor del empresario para negociar, por ejemplo las condiciones de futuros préstamos u operaciones financieras con  su empresa». Por lo tanto, «se estaba utilizando el paquete de los sueldos de los trabajadores como forma de negociar mejor con el banco y hoy eso no existe más», explicó.
 
Un segundo argumento para la defensa de la ley fue «la mejora de la cristalinidad y la transparencia en el manejo de los fondos de las empresas». Esta cristalinidad se da simétricamente también para los trabajadores, porque «no nos preocupa para nada que nuestros salarios y nuestros ingresos sean cristalinos, sean transparentes y que lo sepa quien deba saberlo».
 
Al profundizar su análisis de la situación planteada, Ernesto Palomeque precisó que, para juntar firmas, «uno de los elementos que se maneja con más fuerza es que no quieren que se sepa cómo circula el dinero». Y aquellos que  van en contra de esta ley destinada a transparentar la circulación de fondos, ya tienen algunos antecedentes, acusó. «Muchos de quienes se suman a esta juntada de firmas, integrantes de los partidos de oposición, como por ejemplo el senador Lacalle Pou, no votaron hace unos pocos años la Ley de Transparencia. Entonces, no es que nosotros creamos que ellos no quieren la transparencia, es que ellos no votaron leyes que apuntaban a transparentar, entre otras cosas, el narcotráfico y el lavado de activos; delitos que esa Ley de Transparencia trata de combatir y que a nivel internacional son una gran amenaza para los países. Con esto quiero decir que esta no es una opinión mía, son hechos objetivos», enfatizó el consejero.
 
Palomeque manejó un último y concluyente argumento: esta ley «habría evitado, si hubiera estado vigente, casos como el del empresario argentino Balcedo».