ACTUALIZADO | 18/10/2018 - 15:31

Tacuarembó premió la resistencia

Tiempo de lectura
2 minutos
Leido hasta ahora

Tacuarembó premió la resistencia

La Comisión de Derechos Humanos de Tacuarembó homenajeó a nuestra seccional de esa ciudad por su resistencia durante la dictadura.

Youtube

«Quedé sorprendido por la concurrencia; por encontrar a 100 personas en la seccional en esa noche fría», manifestó a Portal AEBU el consejero central Ernesto Palomeque al dar una primera impresión del acto en el que fue colocada una placa de la memoria. Esta constatación lo llamó a la reflexión: «A veces se cae en el encasillamiento del Interior como ‘atrasado’, pero este concepto se desvanece cuando nos encontramos con 100 personas en un acto de este tipo». Se dijo entonces que «en Tacuarembó estaban dadas las condiciones para el reconocimiento de lo que fue la persecución fuera de la capital, donde la resistencia se dio en condiciones muy inferiores a las que teníamos en Montevideo en materia de estructura y organización. De manera que el que recibimos es un reconocimiento válido y muy válido, porque en muchos casos fueron resistencias heroicas». 

Entre las numerosas adhesiones de distintas organizaciones que fueron leídas durante el acto, Palomeque destacó la recibida desde un sindicato de reciente formación. «Creo que el hecho de que las trabajadoras domésticas hayan comenzado a sindicalizarse en los últimos años, de alguna forma hace que se toquen las puntas: cuando escuchamos la nota firmada por este sindicato percibimos que hay un hilo que une dos cosas y nos permite ver lo que hemos transitado hasta ahora: mantener viva la memoria en contra de cualquier ataque a la democracia y a la vez reforzar ese trabajo con el avance en derechos y libertades. Este avance se expresó en ese momento con una nota que no habría sido posible, quizás, sin años o décadas de lucha de un montón de compañeros». 

Junto a la de numerosos compañeros del sector financiero, destacó también una presencia enorme de representantes de la sociedad tacuaremboense con un componente etario variado. «No teníamos solamente viejos combatientes del movimiento popular, sino que también había representantes de generaciones intermedias y jóvenes, un elemento a tener en cuenta, porque a veces podemos terminar con la imagen de que quienes impulsan y participan en este tipo de actividades son gente de ‘aquella generación’».  

Palomeque resaltó la iniciativa de la comisión local de derechos humanos «porque se señaló al sindicato como un lugar de resistencia, pero fue la ciudad —representada por sus distintos actores— la que apoyó esa distinción. No fue un sindicato golpeándose el pecho diciendo ‘yo estuve acá resistiendo’ sino que la sociedad —en este caso la de Tacuarembó— fue la que respaldó ese reconocimiento a la resistencia durante la dictadura». 

El consejero calificó de muy oportuna la presentación en el mismo acto de un libro del historiador Javier Correa Morales sobre la dictadura en el Interior, con especial foco en el departamento de Durazno. Entre otras cosas este libro (incorporado a la biblioteca de AEBU) cita circunstancias olvidadas, como el hecho de que de 19 intendentes existentes al momento del golpe de Estado permanecieron en sus cargos 18, y solamente renunció uno a esa posición. 

La delegación que concurrió desde Montevideo al acto en la seccional —realizado el viernes 20 en horas de la noche— estuvo integrada además por el secretario del Interior Fernando Iraola, los consejeros Gonzalo Pérez, María Inés Giménez, Silvia Suárez y Gerardo Forino. En homenaje al fallecido compañero tacuaremboense Milton Ramos —trabajador del BROU y uno de los luchadores de la época dictatorial— sus hijas Narda y Anahí fueron las encargadas de descubrir la placa.