ACTUALIZADO | 16/11/2018 - 18:06

«No nos vienen a pedir la plata, vienen a los tiros»

Tiempo de lectura
2 minutos
Leido hasta ahora

«No nos vienen a pedir la plata, vienen a los tiros»

Publicado en:

Los consejeros Freddy Ramos y Martín Daverio analizaron en Camacuá y Reconquista las repercusiones del robo a la remesa de Prosegur que dejó tres trabajadores heridos.

Ayer todo el sistema financiero se paralizó entre las 13 y las 14 horas en señal de protesta contra este hecho y se leyó una proclama redactada por el Consejo Central.

Ambos consejeros coincidieron en que este robo presenta un dato particular y el hecho de que las remesas de Itaú no siguen una rutina determinada sino que se realizan de manera irregular, de acuerdo con las necesidades del banco. 

Afortunadamente ninguno de los heridos presenta riesgo de vida, señaló Martín Daverio. No obstante ello el trabajador más gravemente herido fue operado en un brazo y se le colocó un injerto metálico en forma provisoria, para luego hacerle una reconstrucción. Los otros dos presentan heridas menores. 

Daverio indicó que los anteriores asaltos a blindados se produjeron en la periferia de Montevideo, mientras que este suceso se dio en pleno centro de la ciudad. Sobre la violencia de los delincuentes fue gráfico: «Cuando nos vienen a robar a nosotros no nos vienen a pedir la plata, vienen a los tiros; no tenés como pararlos».
 
«Son más y mejor armados»

Ayer por la mañana los trabajadores de Prosegur realizaron una asamblea y pararon durante dos horas. «Siempre en las asambleas los compañeros tienen algo para decir, pero ayer parecía un velorio», expresó el dirigente para marcar el impacto del episodio vivido.
 
Ingresado a un análisis más general del fenómeno de los asaltos violentos a blindados reflexionó: «Ponemos más gente y más armas y los delincuentes siempre son más y están mejor armados». Por ello, aseguró que los esfuerzos deben ahora encaminarse a elaborar un protocolo de seguridad que acote los riesgos para los trabajadores.
 
Por su parte Freddy Ramos explicó que el paro de ayer tuvo como motivo reflexionar sobre la violencia en la sociedad y también para dar una muestra de solidaridad con los trabajadores baleados. «Nos cuestiona la violencia con que la delincuencia se expresa y va por un botín. Más allá de lo sensible para los compañeros de Prosegur, todos los trabajadores del sistema se sintieron tocados». 
 
«Cerrar las brechas»

Ramos agregó: «La delincuencia está trabajando permanentemente y haciendo seguimientos en busca de brechas para intentar apropiarse del dinero líquido que está siendo desplazado por el dinero electrónico».

Ante ello AEBU plantea cerrar las brechas existentes: «Queremos una instancia de coordinación de todas las empresas —tanto las transportadoras como los bancos— para ajustar la normativa y los protocolos de actuación, y así exponer a los compañeros lo mínimo posible con una mejor coordinación. Tuvimos anteriormente una reunión con la Dirección General de Fiscalización de Empresas (DIGEFE). Quedaron en convocarnos, pero tenemos una reunión pendiente», indicó Ramos, ferviente impulsor del entrenamiento «porque los delincuentes van adelante en este sentido».

Unatrase se sumó ayer al paro de AEBU y varios colectivos, entre ellos el de Tecnisegur, donarán una hora de trabajo para los compañeros afectados.