ACTUALIZADO | 16/11/2018 - 18:06

Cierre exitoso en subgrupos del sector privado

Tiempo de lectura
2 minutos
Leido hasta ahora

Cierre exitoso en subgrupos del sector privado

Publicado en:

Tras un comienzo difícil por la resistencia patronal a cumplir con el claro texto del convenio, se destrabaron los consejos de salarios de numerosos subgrupos y se realizaron los ajustes correspondientes.

 Ya casi cerrados todos los consejos de los subgrupos del Grupo 14 de la negociación colectiva, José Iglesias —secretario del Consejo del Sector Financiero Privado— consideró exitosa la negociación mantenida este año en los consejos de salarios, porque «en todos los casos se cumplió con la letra del convenio cuya interpretación fue discutida por la patronal».

Pero para llegar a este final debió recorrerse un largo y accidentado proceso a partir del 30 de junio, cuando vencieron varios acuerdos de los consejos de salarios. Ellos eran los relacionados con las centrales de redes de pagos, agencias de quinielas, redes de pagos, empresas de seguros, AFAP, empresas de servicios financieros, cambios, cooperativas cerradas y Fucerep (esta última cooperativa de intermediación restringida). 

El primer tropiezo en la negociación —que no afectó solamente al sistema financiero privado, sino también a otras ramas del trabajo— se originó en el hecho de que «las patronales se opusieron al pago del correctivo a partir de junio diciendo que la letra del convenio no era clara», puntualizó Iglesias. «Nosotros sostuvimos que el correctivo surgía de la comparación del aumento que se había dado el 1 de enero con la inflación registrada desde ese mes hasta el 30 de junio». De esta comparación surgía  en todos los casos un correctivo en más a favor de los trabajadores, que promediaba el 1,5%. 

«Las patronales —no solo en el Grupo 14— se opusieron al pago del correctivo y plantearon que la letra del convenio no era clara. En realidad era totalmente cristalina y correspondía el pago. Por lo tanto el primer escollo que tuvimos en este consejo de salarios no tuvo que ver con lo económico sino que fue de orden político y estaba destinado a vaciar de contenido los consejos de salarios». 

Primer obstáculo superado

Como el texto de los convenios era transparente respecto de la aplicación de los correctivos, la posición de AEBU fue firme y «en este marco se dieron varias movilizaciones para defender a los consejos de salarios, porque se trata de una herramienta que ha permitido a los trabajadores crecer como organización sindical y también redistribuir el ingreso. Y no hay mejor forma de hacerlo que pagando mejores salarios».

Esta movilización —dijo Iglesias— permitió defender el salario real de todos los trabajadores mediante la aplicación de correctivos a los 12 meses de firmado el convenio y vencer así la objeción inicial de las patronales sobre si correspondía o no este ajuste. 

Otra batalla ganada se libró en el terreno de la definición de la situación económica de cada subgrupo, que las patronales presentaron inicialmente como «en problemas» para intentar aplicar correctivos inferiores. Sin embargo, gracias a la lucha del sindicato, «alcanzamos acuerdos entre 'medio' y 'dinámico'. Y acuerdos sin votos en contra», destacó.

Para Iglesias estos datos marcan que «las relaciones laborales en Uruguay —y particularmente en el grupo 14— son sólidas y responsables. Lejos de lo que algunos pretenden, en los consejos de salarios es posible acordar y por lo tanto son un instrumento de negociación eficaz para trabajadores y empresarios. Cuanto más consejos de salarios, más democracia: los entendemos como un pilar del movimiento democrático del Uruguay».