En banca oficial el sindicato sufre una «pérdida de credibilidad» por «ir a conflictos por nada»

Tiempo de lectura
2 minutos
Leido hasta ahora

En banca oficial el sindicato sufre una «pérdida de credibilidad» por «ir a conflictos por nada»

Publicado en:

En su última edición el semanario Búsqueda publica una entrevista a Elbio Monegal, presidente del sindicato, en el que este analiza la situación de los dos sectores y los desafíos generales que enfrenta a AEBU.

«Primero trabajó en el Banco do Brasil, después en el Crédit Uruguay y finalmente el BBVA», escribe el periodista presentando a Monegal, quien fue electo presidente de todo el sindicato después de 14 años como dirigente del sector privado.

Desde la elección, Monegal no ha dejado de recibir críticas a los métodos instalados en el sector oficial, que este sintetizó en la idea de «ir a conflictos por nada». Para el dirigente esas prácticas han conducido a una situación crítica en los niveles de participación que se expresaron en la incapacidad de obtener quórum en la última asamblea del sector.

«La forma de llevar adelante los conflictos ha hecho que la gente haya perdido credibilidad. El sindicato ha sufrido un descreimiento. La gente no quiere ir a una asamblea a escuchar cómo se insultan. Ese es un problema de la conducción de banca oficial que opta por la vieja política de cuanto peor mejor», argumentó Monegal en la entrevista. Esto también estaría llevando a que se resienta el nivel de acatamiento de las medidas de lucha adoptadas, en particular en el Banco República, y –de mantenerse- podría llegar a amenazar la afiliación.

«La gente, cuando va a un conflicto, quiere saber cuáles son los motivos y si vale la pena. Hacer un conflicto por temas que no valen la pena, no tiene sentido. Esto es lo que pasó en los últimos años. Pasamos de conflicto no solo sin argumentos sino sin resultados», sostuvo el presidente de AEBU.

Monegal cree que, en definitiva, «ser ultra en banca oficial es una papa». Prácticamente inversa es, según su análisis, la situación del sector privado. Allí, especialmente en las administradoras de crédito y las transportadoras de valores, es donde están los salarios más sumergidos. Sin embargo ese es el sector donde la afiliación al sindicato más ha crecido, allí se ve «otra adhesión al sindicato y otra comprensión de la situación que se vive», y eso se demostró en el paro con movilización realizado dos semanas atrás en el marco de las negociaciones para el nuevo convenio. Para Monegal, fue una movilización «como hacía años no se veía».

El presidente de AEBU valoro como «muy bueno» el acuerdo anterior alcanzado en este subgrupo, que llevó el mínimo salarial a 20 mil pesos. El sindicato está resuelto a continuar por esa senda de crecimiento, afirmó, pero las empresas se resisten. Durante el paro del 20 de agosto, como las administradoras son en realidad propiedad de las instituciones bancarias, Monegal había advertido «Que los bancos sepan que no se la van a llevar de arriba», pues «es muy fácil comprar financieras y tratar de encauzar los negocios a través de ellas para pagar salarios de hambre».

Esta vez la renovación del convenio es particularmente importante. Este año habrá elecciones nacionales y en ellas puede estar en juego la negociación colectiva. «Esta es la última ronda de los Consejos de Salarios, después está la interrogante de que no se sabe qué va a pasar», recordó el dirigente.

Para el presidente de AEBU, el sindicato tiene todavía por delante un potencial de afiliación de 6 mil trabajadores, la mayoría en administradoras de crédito, las aseguradoras y administradoras de fondos de ahorro provisional. Con distintas estrategias, porque cada sector tiene su propia situación, los militantes bancarios buscaran su incorporación.

En el período pasado el sindicato logró 1200 nuevos afiliados, lo que condujo que fuera distinguido por UNI Global con el premio Rompiendo Barreras que la organización entrega anualmente y que Monegal recibirá en noviembre en Suiza.