«¡La mentira no va a prosperar!»

Tiempo de lectura
4 minutos
Leido hasta ahora

«¡La mentira no va a prosperar!»

Publicado en:

Con la presencia solidaria de integrantes de las representativas de los bancos oficiales y de la Agencia Nacional de Vivienda, el sector privado realizó ayer un enorme acto en defensa del salario en Ciudad Vieja.

«Estamos movilizados en el sector privado y en el sector oficial, y hay un hilo conductor que es el empleo. Tenemos compañeros en el seguro de paro, tenemos compañeros en la bolsa de trabajo de la banca privada, y en los bancos oficiales una negativa rotunda por parte de la OPP a discutir y a cambiar el instructivo que recorta las vacantes en el sector público. Eso nos deja en una situación muy difícil porque todas estas cuestiones del empleo y el salario repercuten en un lugar: nuestra Caja Bancaria». Así comenzó su intervención en el acto de ayer Elbio Monegal, presidente de AEBU.

Frente a la rebaja salarial pretendida por el Gobierno y las empresas —aun a contramano de los excelentes resultados de los bancos— manejó argumentos contundentes: «Admitimos que hay empresas y sectores en el país que están pasando mal, pero no es el caso del sistema financiero. ¿A dónde va a ir el salario real [perdido] de los trabajadores? Seguramente a España, a Canadá o a Estados Unidos, porque va a ir a los accionistas de los bancos. Las ganancias de los bancos van a ser aún mayores y los lobbystas que están al frente de los bancos se van a beneficiar con más bonus a fin de año. Mientras, nosotros los trabajadores, tendremos que decir que por la pandemia no van a ajustar los salarios [a la inflación]. ¡Eso es una mentira y esa mentira no va a prosperar porque no la vamos a dejar pasar!», enfatizó. 

Monegal también se refirió a algunas amenazas que se ciernen sobre Caja Bancaria. En primer lugar denunció que «los bancos privados ya están haciendo lobby para que se les achique el porcentaje que ellos aportan a la seguridad social». También alertó sobre declaraciones de  Rodolfo Saldain, indicado como futuro presidente de la comisión de expertos encargada de elaborar propuestas para un proyecto de ley sobre seguridad social, a quien atribuyó  «cuestionamientos muy duros a las cajas paraestatales». Sobre este punto mencionó que «Caja Bancaria sigue sin ningún tipo de asistencia extra, funcionando lo más bien y brindando sus prestaciones sin necesidad de absolutamente ningún recorte». 

Por su parte, el presidente del Consejo del Sector Financiero Privado José Iglesias realizó un análisis detallado de la propuesta de ajuste salarial de Poder Ejecutivo en el consejo de salarios del grupo 14 y concluyó que «se perderá salario real, porque al 30 de junio del año que viene se descontará de nuestro salario real toda la caída del producto bruto interno del Uruguay». Iglesias consideró injusta esta situación porque «se nos estarán descontando caídas de la actividad que nada tienen que ver con el sector financiero privado». La pérdida salarial denunciada no se detiene allí, explicó: «Además de este cuatro o cinco por ciento de recorte del salario real, se propone un flaco aumento del 3 % a la mitad del período, el 1 de enero. Esto significa que se nos está planteando una caída del salario real brutal, mucho mayor que la que tendremos en muy poco tiempo, en cuestión de meses. Ese es el planteo que hace el Poder Ejecutivo». 

Ganancias elocuentes

A continuación el dirigente inició un repaso de las ganancias obtenidas por estas empresas que se niegan a abrir la negociación por subgrupos y a hablar de sus utilidades, que les permitirían mantener cómodamente los salarios reales. «Repasemos las ganancias que han obtenido en medio de la pandemia las empresas del sector financiero privado a las que ahora les están venciendo los convenios: las compañías de seguros han obtenido más ganancias en este semestre de 2020 que lo que ganaron anteriormente. […] Las casas de cambio han ganado con la fluctuación del tipo de cambio; las redes de pago han mantenido la actividad, y los bancos ganaron más en este primer semestre de 2020 y —aun descontando el efecto de la devaluación— ganaron más en este semestre de 2020, con la pandemia en el medio, que lo que ganaron el año anterior. Y claro, no quieren discutir. No quieren hablar de las ganancias. No quieren hablar de que no pararon la actividad. Quieren simplemente ejecutar una caída del salario real sobre los trabajadores. Y que se lo saquen con peine fino, que les quede bien clarito: ¡AEBU no les va a aceptar una caída del salario real! […] Lo único que quieren es pasar a votar una rebaja salarial para los trabajadores. Ante esta negativa, estamos de pie, movilizados y seguiremos movilizados hasta que las cámaras empresariales entiendan que tienen que firmar un acuerdo con AEBU que signifique el mantenimiento del salario real. ¡AEBU está a la talla de lo que tenemos que defender!»

Más tarde, el consejero del sector privado Freddy Ramos se refirió a los preparativos realizados por el sindicato para dar sostén y vigor a sus reivindicaciones y al trabajo que se ha venido realizando en esta dirección. El punto de partida resuelto por el consejo del sector fue reunirse con todas las representativas para conocer la situación de cada empresa y comenzar a  planificar las futuras acciones que se iniciarán ya esta semana. Llamó a redoblar el compromiso y la participación de cada compañero, ya esté trabajando en forma presencial o a distancia. De ese compromiso, de esa participación dependerá el resultado que obtengamos. «Esa participación y ese compromiso será el diferencial a la hora de alcanzar el objetivo, porque lo vamos a alcanzar. Se trata de una cosa sencilla pero fundamental: debemos estar atentos a cada comunicado de las representativas y llevar adelante minuciosamente lo que nos instruyan los compañeros. Si hacemos eso, si tensamos la organización sindical, si tensamos nuestro compromiso, estemos donde estemos, estamos seguros de lograr lo que nos proponemos».

Ramos recordó que el sindicato no se encuentra ante un hecho nuevo, sino todo lo contrario: «Esta organización sindical que hoy camina a sus 78 años, ha pasado por situaciones complejas y numerosas, y las seguirá pasando, pero su fortaleza radica en el compromiso y en la participación de cada compañero a la hora en que se lo convoca».