Vamos por más

Tiempo de lectura
2 minutos
Leido hasta ahora

Vamos por más

Publicado en:

Las organizaciones sociales uruguayas salvaron con éxito la primera etapa de su referéndum y avanzan hacia la derogación de la Ley de Urgente Consideración, en ejercicio de la democracia directa.

Llegó la hora de festejar lo que el esfuerzo conjunto permitió lograr. El de hoy fue un día de celebración desde el momento en que las últimas firmas, a medida que eran contabilizadas, despertaban exclamaciones y sonrisas. Rápidamente los números eran wasapeados, mientras la jornada comenzaba a gestarse desde horas tempranas en el local del PIT-CNT. Se preparaba el acto del mediodía. 

A las 12.30 Fernando Pereira informó que hasta las 5.15 horas de hoy llevaban recolectadas 763.443 firmas. «Habrá referéndum porque desbordamos el vaso. Fuerte y claro: ayer decíamos el vaso está lleno, hay que desbordarlo. Lo desbordamos por más de cien mil firmas. Y queremos confesarles algo que todos quienes estamos acá sabemos: que hoy, cuando entreguemos las firmas del litoral, este número va a estar desbordado por varias decenas de miles de firmas más que están llegando». Fernando no se equivocó, porque la cifra crecería en varias decenas de miles a lo largo del día.

Pereira llamó a enfrentar el nuevo escenario con «amplitud» en el «segundo tiempo de este partido». Invitó a sumarse en esta nueva etapa a los compañeros que optaron por recoger firmas contra toda la LUC, y a mantener el talante que llevó a sumar tantas voluntades, el que permitió «hablar con todos sin levantar muros», con «argumentos firmes pero con ternura».

El presidente del PIT-CNT también saludó a los ciudadanos que con un gesto de civismo abrieron las puertas de sus casas a la campaña prorreferéndum y recibieron sus materiales, aunque finalmente no hayan acompañado la iniciativa.  

Finalizado el discurso transmitido por streaming, se pasó a la anunciada conferencia de prensa, mientras avanzaba la jornada con un entusiasmo que ganaba las calles. Una multitud ya se agolpaba en las inmediaciones de Jackson y Guaná.

El pasamanos de compañeros, del que solo veíamos su tramo final en la vereda, hacía que cada una de las cajas cargada al camión levantara una ovación, quebrada por pirotecnia y bocinazos. Hasta que pasada la hora 15 arrancó la caravana hacia la Corte Electoral. A partir de allí desde automóviles, motos y bicicletas la emoción se retroalimentó con la gente apostada en las veredas para aplaudir la hazaña.

En los alrededores de la Corte Electoral, en la Ciudad Vieja, a la misma hora se reunían también numerosas personas, en ruidosa y embanderada concentración, a la espera de la llegada de las firmas. En los rostros se apreciaba la satisfacción de la tarea común cumplida y el júbilo por haber superado ampliamente las metas trazadas.

El último número oficial difundido en la noche de hoy es de 797.261 firmas, que deja un amplio margen de seguridad para absorber la anulación de algunas voluntades expresadas de manera defectuosa.

La meta de reunir 750 000 voluntades que la Comisión Proreferéndum se había propuesto fue superada por nada menos que 47 mil firmas. El «tramo final impresionante» permitió esta diferencia, destaca un estudio de Daniel Chasquetti. El politólogo hizo notar que el 22 de junio la cantidad de firmas alcanzaba la suma de 445 526, una cifra que el 6 de julio —al cierre de su informe— llegó a 763 443. En los días subsiguientes este impulso continuaría hasta arribar a las casi 800 000 que festejamos. Se confirmó la afirmación de Fernando Pereira: las firmas estaban y el esfuerzo militante de las últimas semanas llevó a obtenerlas. 

Hemos entrado en un tiempo nuevo cuando el pueblo organizado, con su rotunda expresión de voluntad, marca la agenda política. Quienes impusieron un procedimiento de excepción para aprobar en un solo paquete y en tiempo récord 35 leyes diferentes, ahora deberán someter su Ley de Urgente Consideración al debate público. El movimiento sindical y las organizaciones sociales tenemos mucho para decir sobre su contenido, prácticamente ignorado por la amplia mayoría de la población.