Fernando Pereira: «La gente va a entender»

Tiempo de lectura
3 minutos
Leido hasta ahora

Fernando Pereira: «La gente va a entender»

Publicado en:

Fernando Pereira llamó a construir una nueva mayoría en el acto del sábado 28 en la Sala Nelson Mandela del Parque Vacacional Piriápolis de AEBU.

La Comisión Nacional pro Referéndum fue recibida por AEBU en su Parque Vacacional Piriápolis para exponer la segunda etapa de su campaña destinada a derogar la LUC. 

Buena parte del discurso de Fernando Pereira en la ocasión estuvo destinada al desarrollo de los  principales argumentos manejados en contra de esta ley de 500 artículos votada en forma express y —sobre todo—a la manera adecuada de exponerlos. En algunos casos lo hizo con preguntas para buenos entendedores. Preguntas para gente de pueblo que, a la hora de tomar partido confía en el amigo o en el vecino que viene de buena fe a conversar. Por ello es bueno trasladar a los lectores la forma gráfica con que se expresó en cada ejemplo:

«¿Cómo es posible que un colono al que se le da una tierra para que se asiente en el medio rural pueda vivir donde quiera? ¿Entonces dónde es que se va a asentar ese colono? ¿Se podría asentar aquí en el Cerro del Toro y tener un campo en Tacuarembó sin problemas? ¡Y cómo esto no lo van a entender los colonos, los pequeños y los medianos productores rurales! ¡Claro que lo entienden! ¡Claro que saben que esto se llama concentración de la tierra!».

En otro caso recurrió a los ejemplos: «¿Cómo no van a entender los uruguayos cuando vamos y les decimos que una persona va a buscar trabajo y [esta le dice al patrón]: 'si no me  pagás por débito no voy a arreglar'. Yo les digo cuál es la solución final: ¡no tiene laburo! Nadie puede poner [en una ley] una condición negociada en situaciones donde el débil tiene que pedir cuando va a buscar laburo». Y luego desarrolló más todavía su concepto: «Esto no está pensado para el Sunca o para AEBU, que siempre van a cobrar por débito. Está pensado para los peones rurales, para las trabajadoras domésticas, para los trabajadores de la aguja, para joder a los más débiles. ¿Y acaso los más débiles esto no lo van a entender? ¡Claro que lo van a entender!»

Más adelante Fernando ingresó a un tema técnico y para explicarlo recurrió a los técnicos:

«Esta ley, que dicen que es una joya de seguridad, fue altamente cuestionada por el doctor Germán Aller, grado 5 de Derecho Penal, por la Fiscalía General de la Nación, por el Instituto de Derecho Penal. Simplifiquémoslo así: el GACH en materia de seguridad les dijo [a los parlamentarios] 'esta ley es muy mala'. ¿Y qué hicieron? Votaron la ley y nos convencen de que es buena y que la culpa debe ser del despilfarro del Frente Amplio. ¿Y es buena? ¿Ustedes leyeron la nota de Búsqueda que está diciendo que el crecimiento del microtráfico genera el aumento de penas a mujeres jóvenes con niños, y esos niños terminan en el INAU? ¿Eso puede ser positivo para una sociedad que quiere ser segura?¿Han leído ustedes con atención el informe de los defensores de oficio sobre lo que ha pasado después de que se aprobó la LUC con los derechos civiles de los ciudadanos uruguayos? Casi todos ellos pobres y pobres. Por eso no se habla tanto. ¿Acaso no nos vamos a batir para defender los derechos de los más pobres y la gente no va a entender que una sociedad más segura no es la que tiene más cárceles? Que es la que tiene más igualdad. ¿Un batllista no nos va a entender? ¿Un wilsonista no nos va a entender?¿Alguien que dijo 'nadie es más que nadie' no nos va a entender esto?»

El espíritu inclusivo con que se trabaje en esta segunda etapa de la campaña es fundamental. Así lo resaltó el presidente del PIT-CNT: «No subestimemos al pueblo uruguayo, porque estamos construyendo una nueva mayoría. Es fundamental no sentirnos dueños del referéndum. Todo el que quiera entrar tiene lugar en esta casa. En esta casa no hay vetos, no hay exclusiones, cualquier ciudadano que quiera entrar para derogar una ley que afecta a los más débiles tiene lugar. Si tenemos esa amplitud, esa generosidad, esas ganas y esa vehemencia que ha puesto nuestro pueblo para ir a buscar esas firmas a cualquier lugar, […] lo que no nos van a faltar son brazos y piernas  caminando en la ciudad. Y esos brazos y piernas son las herramientas que nos darán la victoria. Si ustedes no están no hay milagro, no hay milagro sin protagonismo popular, sin organización, sin empezar a distribuir las manzanas para saber quién va a visitar a los vecinos, sin que se armen comisiones nacionales. No nos quedemos buscando las cuatro diferencias, quedémonos buscando los mil acuerdos posibles para construir la nueva mayoría».