Skip to content

Presencia de la ANV es imprescindible en discusión de convenio de banca oficial

Lun 23/05/2011 - 15:08 por Editores

Entrevista a LUIS GUARTECHEA, trabajador del BHU e integrante del Consejo de Sector Financiero Oficial de Aebu.

MANUEL MÉNDEZ – Hoy estaremos hablando sobre el funcionamiento de la Agencia Nacional de Vivienda. Para empezar, ¿podríamos contarle a la audiencia qué es este organismo?

LUIS GUARTECHEA – Es un organismo que fue creado durante la reestructura del BHU, cuando se dictó la Ley 18.125, donde se define la creación de la Agencia Nacional de Vivienda, que pasa a cumplir el rol de ejecutor del plan quinquenal establecido por el Ministerio de Vivienda. También se encarga de administrar las carteras del BHU a través de fideicomisos a nombre del Ministerio de Economía. La Agencia Nacional de Vivienda se dedica a la recuperación y refinanciación de esos créditos. Incluso, también a la aplicación de subsidios en función de la política establecida por el Ministerio de Vivienda.

MM – ¿Qué actividad está desarrollando la agencia en estos momentos?

LG – En este momento está desarrollando distintas actividades, como la recuperación de carteras pertenecientes al BHU. Yo estoy hoy en Maldonado trabajando con otros compañeros en la venta de un edificio, la torre San Carlos. Es algo que el sindicato ha venido reclamando durante muchos años: la complementación de funciones entre los distintos organismos del Estado. Aquí se da la conjunción entre la Intendencia Municipal de Maldonado, el BHU, la Agencia Nacional de Vivienda y los ministerios de Economía y Vivienda. La intendencia puso un dinero para terminar un edificio de 108 viviendas que está en la ciudad de San Carlos. La agencia pone el edificio y el BHU pone la financiación, junto con los ministerios. Estas viviendas van a estar terminadas en doce meses.

Nosotros siempre hemos insistido en la complementación, para que las empresas del Estado estén al servicio de la población. Creemos que este es el camino, más allá de que yo integro el Consejo de Sector Financiero Oficial y estoy trabajando en este tema en lo laboral. Queremos demostrar que lo que nosotros reclamamos es viable y que la gente puede lograr el acceso a la vivienda.

MM – Hablabas de financiación en condiciones favorables para que los trabajadores accedieran a la vivienda. ¿Hay planes concretos que se estén aplicando?

LG – En este caso el BHU hace una financiación del 85 % del valor de la vivienda, cuando en principio estaba establecido un 65 %. Como producto de la complementación de los organismos, el banco pasa a financiar hasta el 85 %. La Agencia Nacional de Vivienda, junto a los ministerios, financian el otro 15 %, haciendo posible que el ahorro que se exige al interesado sea pequeño. Para tener acceso a la vivienda en San Carlos, se necesitan 1600 dólares en el momento de hacer el boleto de reserva y 1600 dólares financiados en 12 meses. Y después, se paga una cuota de 6300 o 6500 pesos. Ese es el sistema para esta torre, por la complementación que se dio. Estamos esperando que en otros edificios que no están terminados se pueda seguir un camino similar.

MM – ¿Todos los planes exigen tener ahorro previo? Porque no todos los trabajadores tienen capacidad de ahorro.

LG – Justamente, lo que se hizo fue flexibilizar el ahorro previo. En la primera etapa se exigía 35 % de ahorro previo y era imposible. Entonces, ahora se abrió el período de inscripción y en ese momento no hay que poner nada de plata, pero en dos meses hay que integrar esos 1600 dólares. Hablamos de 30.000 pesos, más o menos. Los otros 30.000 son a pagar en 12 meses, hasta que se entreguen las viviendas. Ese es el ahorro básico que se está exigiendo hoy y creemos que es posible cumplirlo. El ahorro anterior era muy grande, porque si uno estaba pagando un alquiler era muy difícil tener esa capacidad de ahorro.

MM – ¿Es decir que la Agencia Nacional de Vivienda está cumpliendo su función actualmente, o hay que mejorarla?

LG – Creo que está en el camino que se requería. En su rol social, dando subsidios que nunca se habían aplicado por el Ministerio de Vivienda. Hay gente que hace tiempo está recibiendo los subsidios. Incluso a muchos clientes que tenían cuotas con el banco se les aplicaron los subsidios que les correspondían y prácticamente muchos cancelaron las deudas, de acuerdo con lo que se estableció por ley, que es el establecimiento de subsidios. Eso lo está haciendo la agencia a un buen ritmo con un buen funcionamiento. El personal está realmente compenetrado con esta tarea.

Si bien la agencia está funcionando bien —tenemos un informe de la administración de fines de 2010,que muestra que se han cumplido los objetivos trazados desde el punto de vista administrativo y de gestión— está pendiente la discusión del convenio colectivo.

MM – ¿Cómo ven la participación del directorio de la Agencia Nacional de Vivienda en el convenio colectivo?

LG – Nosotros venimos reclamando permanentemente como algo imprescindible que el directorio de la agencia participe en la discusión del convenio colectivo. Durante la vigencia del convenio colectivo anterior estuvimos discutiendo algunos de sus aspectos. Como la agencia no había participado, hay acuerdos que se hicieron y están incluidos en el convenio que la agencia no conoce.

Hay una partida referida a la mejora de gestión, sujeta al alcance de una serie de objetivos. Sin embargo, el directorio no ha cumplido todavía con esos requisitos. Y hay otros aspectos que regulan el tema laboral, con condiciones establecidas en los convenios que el directorio tampoco ha cumplido. Yo lo atribuyo al desconocimiento por no haber participado en la discusión del convenio colectivo, y no por mala fe.

MM – ¿Cuántos trabajadores tiene la Agencia Nacional de Vivienda?

LG – Del BHU pasamos 640, y luego de algunas jubilaciones estamos en los 600. Además, hay 14 o 16 compañeros que dieron concurso e ingresaron, además de contratados y becarios.

MM – ¿Se necesita que ingresen más funcionarios a la agencia?

LG – Estamos entrando en una etapa compleja, porque se están venciendo los plazos para los becarios. Evidentemente, su trabajo es necesario, porque están trabajando a buen ritmo. Incluso, hay lugares en que la salida de estos becarios podría generar determinados huecos que paralizarían las tareas. De modo que entendemos que habría que prorrogar o llamar a concurso para poder ingresar directamente (no como contrato o como becario). Lo que nosotros reivindicamos son puestos de trabajo genuinos.

MM – ¿Qué novedades hay sobre la partida complementaria para el BHU y la agencia?

LG – Ese tema está en el ámbito del convenio colectivo. En 2010 el convenio estaba vigente, la partida estaba incluida en el presupuesto y la administración reconoce que se cumplieron los objetivos. Entonces, se debería haber pagado la partida, pero no se ha pagado hasta hoy. Por eso es necesario que el directorio o sus representantes participen de la discusión que se inicia en poco tiempo.

MM – ¿Qué pasa con la resolución que establecía la pérdida de la calidad de bancario oficial que ustedes venían planteando? ¿El tema se ha resuelto? ¿Está dentro del convenio?

LG – Esa discusión está pendiente. Los compañeros presentaron un recurso, y lo que más nos preocupa no es solo el incumplimiento del convenio colectivo, sino de la Ley 18.125. Porque los compañeros provenientes del BHU, en ningún caso pierden la calidad de bancarios oficiales. Eso está establecido por ley. Sin embargo, un asesoramiento legal interno que tiene el directorio establece que si les dan una función en la Agencia Nacional de Vivienda en un nuevo esquema, estos compañeros perderían la calidad de bancarios oficiales. Nosotros entendemos que es un verdadero disparate, que desconoce los acuerdos no solo de la ley sino del acta firmada el 3 de julio de 2006, que fue el inicio de esta reestructura del banco y la agencia.

MM – ¿Ustedes plantean la posibilidad de pasar parte del personal de la agencia al BHU?
 
LG – Está establecido en el acta del 3 de julio de 2006, y también en el artículo 32 de la ley. Cuando el BHU necesite funcionarios con ciertas características, que estén en la agencia, se establece la alternativa de un posible retorno hacia el banco. Pero no en comisión, sino que vuelven como represupuestados. La discusión está en ver las necesidades reales y las condiciones que pide el banco.

 

Transcripción: Valentina Roldós
 

Asociaci?n de Bancarios del Uruguay

Asociación de Bancarios del Uruguay | Camacuá 575, Montevideo, Uruguay | Tel.: (+598) 2916 1060/62

Secretaría de prensa y propaganda | 1999 - 2014